Despedida al Papa Benedicto XVI. Desde la Catedral Primada de América

Eco Católico

Por Leonor María Asilis Elmudesi

No puedo expresar en palabras lo que sentí al participar de la Eucaristía que ofreció el Episcopado Dominicano encomendando al alma de Benedicto XVI desde la Catedral Primada de América.

Ver a nuestros pastores desfilar junto a sacerdotes, diáconos y monaguillos desde el ultimo banco de atrás junto a monjitas, laicos comprometidos y el pueblo de Dios fue muy bello (Templo lleno).

Y es que el Espíritu Santo me afirmaba cuán grande fue este hombre de Dios. Tuvo una gran fortaleza al defender la sana doctrina desde la Palabra de Dios. Dio mucha luz en medio de estos tiempos tan convulsos, sobre todo denunciando cuánto daño está haciendo el relativismo en nuestra época.

 Vale destacar que su gran legado va más allá del tiempo en el cual fue llamado a ser Vicario de Cristo en la tierra. Esto así, dado que sus amplios estudios teológicos lo han de colocar como un futuro doctor de la Iglesia.

Sentí la pena profunda que pudo experimentar desde la silla petrina por el desprecio y y desagradecimiento de tantas almas qué no pudieron calar su recto pensar y difícil modo de actuar, mientras tuvo bajo su responsabilidad guiar a la iglesia.

 Creo firmemente que le hizo falta el cariño de un pueblo como el nuestro, como lo vivió San Juan Pablo II cuando estuvo en nuestra tierra y en ella me refiero a América, de quien San Juan Pablo II se refirió como el continente de la esperanza.

 Me cautivaron profundamente las palabras de S.E.R Mons. Freddy Bretón Arzobispo de Santiago y Presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, quien resaltó la importancia de rezar por nuestros difuntos y que en esa ocasión se ofrecía por el Papa Benedicto XVI.

 Me fascinó el relato de su experiencia personal con Él, cuando en una visita Ad Limina le pregunto osadamente sobre cómo se sentía con tantos desprecios y como él tan honestamente le respondió diciendo que eso era parte de la Cruz de Cristo.

 

También puntualizó el gran bien que hizo, no solamente durante su ejercicio petrino, sino desde su rincón espiritual, al retirarse del mismo y que no sabremos hasta dónde pudieron haber llegado esas oraciones.

Finalmente, me encantó escuchar las voces celestiales que siempre se hacen presentes en las solemnidades desde la Iglesia Madre de América, el coro de la Catedral cuál ángeles terrenales, alabando al Señor en la despedida de un muy posiblemente pronto Santo y Doctor de la Iglesia.

Sigan a:

@EcoCatolico en Facebook, instagram y twitter

¿Te gustaría recibir nuestro boletín semanal por correo electrónico? suscríbase entrando aquí.

Otros temas de Leonor Asilis

Seamos Sabios como los Reyes

Reflexiones al despedir el 2022

Reloj de Monseñor Nouel llega al Museo de la Basílica

¡Feliz Navidad!

ULTREYA NAVIDEÑA: ¡CASCABEL DE COLORES!

Preparándonos para la Navidad

Apuntes de un retiro: Un Regalo del Cielo para ti

50 Aniversario de la Revista Palanca

Un Paso por mi Familia

Los valores de la Familia: Reseña de una Ultreya

Por una música en valores

***********

Liturgia del Domingo

Lecturas     Moniciones     Homilía

Feria de la Semana

Lecturas     Moniciones     Homilía     Audio evangelio de hoy

Oración de la noche

829 694 1948. Anote este número. Y este correo-e: aire96fm@gmail.com y escríbanos para mantenerse informado de las novedades y actualizaciones de esta página  ¿Le gustaría recibir nuestro boletín semanal por correo electrónico? suscríbase entrando aquí.

Queremos orar contigo, llena el siguiente formulario y estaremos orando por ti y tus necesidades. Dios es quien hace la obra, nosotros te acompañamos clamando por ti: https://www.reflexionandolapalabra.com/index.php/oracion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *