Sistema incubador de mentalidades idiotizadas

ENTRE COMUNICACIÓN Y PSICOLOGÍA

Dr. PhD Pascual Ramos Núñez

Se requiere de un pensamiento que muestre en su accionar profesional individual y colectivo, capacidades de formación humana integral, capaz de prevenir y resolver problemas; frente a una sociedad incubadora de mentes influenciadas por la corrupción administrativa, el narcotráfico y el crimen organizado.  

El desgaste ético, moral y de amor cívico nacionalista; acrecienta el surgimiento de una generación poco pensante y con inclinación al soborno, chantaje y al gusto por lo fácil; donde el ser decente y disciplinado, es considerado rareza de un pasado, caracterizado por el respeto incondicional a las buenas costumbres y tradiciones culturales; cimentadas en los valores Trinitarios de: Dios, Patria y Libertad.   

Es penoso verificar, cómo gran parte de la juventud actual está dejando pasar la efímera época de los años dorados; inmerso en el libertinaje de los llamados vicios modernos, que van convirtiendo su cuerpo, en anatomía esquelética con probabilidad de vida relativamente corta; convirtiéndose en promotores idiotizados de falsas ideologías políticas y creencias denominadas religiosas; bajo la dirección de engreídos individualistas que acrecientan el odio y la inestabilidad social.

Es penoso y degradante tener que soportar escuchar afirmaciones, como: ‘Es que quien me atracó ya está suelto’. ‘Es ido varias veces a la fiscalía de géneros a denunciar el mal trato que recibo de mí pareja y dejan pasar el tiempo’. ‘Por donde vivó hay un puesto de drogas, pero no me atrevo a denunciarlo, porque en el destacamento de la policía, hay agentes que de vez en cuanto visitan el lugar, para recibir dinero’. ‘Las autoridades son cómplices de los delincuentes’; entre otras acciones que legalmente riñen, con las leyes fundamentas en la Constitución de la República.

El sistema imperante cómplice de la degradación social, sentencia de culpable sobre lo que está pasando; a la familia, desvinculándose de la situación que ningún gobierno ha podido resolver; por lo que es bueno sentenciar, que es en el seno de esa sociedad, donde las personas se están encontrando con la realidad de los atracos, corrupción, criminalidad, tráfico y consumo de sustancias narcóticas; entre otras aberraciones humanas, generando inseguridad ciudadana. Entonces es en el seno de la sociedad y en las cárceles, donde se están formando los denominados delincuentes callejeros/comunes y de sacos y corbatas.

¿Te gustaría recibir nuestro boletín semanal por correo electrónico? suscríbase entrando aquí.

  Otros temas de Pascual Ramos

Diplomado urge cultura de inclusión educativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *