Defensoras de la Tierra: Francia Márquez (Colombia)

Lucia Capuzzi. Fuente: vidanuevadigital.com

Hace cuatro años, en la ceremonia de los Premios Goldman, el máximo galardón concedido a activistas ambientales, Francia Márquez se autodefinió como “parte de un proceso”. Concretamente “el de aquellas mujeres que utilizan el amor maternal para cuidar el territorio como espacio de vida. De los que alzan la voz para detener la destrucción de ríos, bosques y lagos”.

Hace cuatro años, en la ceremonia de los Premios Goldman, el máximo galardón concedido a activistas ambientales, Francia Márquez se autodefinió como “parte de un proceso”. Concretamente “el de aquellas mujeres que utilizan el amor maternal para cuidar el territorio como espacio de vida. De los que alzan la voz para detener la destrucción de ríos, bosques y lagos”.

¿Te gustaría recibir nuestro boletín semanal por correo electrónico? suscríbase entrando aquí.

Francia Márquez no lo hizo, al contrario, combinó la militancia política con su compromiso con la Casa común. Hace unos meses fue elegida para la vicepresidencia del país, la primera mujer negra en la historia patria. El lema de su campaña fue, Yo soy, porque nosotros somos. Quiso subrayar que somos parte de un proceso de resistencia que une la historia de los nadie.

Francia Márquez

El buen vivir

En particular, las nadie, las mujeres pobres y de minorías de la inmensa Colombia rural, en primera línea de la batalla por “el vivir sabroso”, la versión nacional del “buen vivir”, un término latinoamericano que implica el reconocimiento de los derechos de los seres humanos, así como del territorio y las comunidades. Y que presupone esa paz frágil pero aún posible, que comenzó en 2016 con el acuerdo entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Uno de los puntos clave del texto es la reforma agraria para permitir el acceso a la tierra de los campesinos, una de las raíces del conflicto desde hace décadas. El problema sigue sin resolverse por la oposición de terratenientes, grandes empresas nacionales y multinacionales, además de grupos criminales que no quieren perder los cultivos de coca. Un cruce de intereses que alimenta la violencia. En 2021, hubo al menos 162 conflictos ambientales en el país. Además, más de la mitad de los 168 activistas asesinados ese mismo año eran pequeños agricultores y ambientalistas. Las mujeres constituían un tercio del total.

*Artículo original publicado en el número de septiembre de 2022 de Donne Chiesa Mondo. Traducción de Vida Nueva.

Liturgia del Domingo

Lecturas     Moniciones     Homilía

Feria de la Semana

Lecturas     Moniciones     Homilía     Audio evangelio de hoy

Oración de la noche

829 694 1948. Anote este número. Y este correo-e: aire96fm@gmail.com y escríbanos para mantenerse informado de las novedades y actualizaciones de esta página  ¿Le gustaría recibir nuestro boletín semanal por correo electrónico? suscríbase entrando aquí.

Queremos orar contigo, llena el siguiente formulario y estaremos orando por ti y tus necesidades. Dios es quien hace la obra, nosotros te acompañamos clamando por ti: https://www.reflexionandolapalabra.com/index.php/oracion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *