XXXI Domingo.  Tiempo Ordinario. Ciclo C

Color: VERDE

Domingo, 30 de octubre del 2022

Citas:

  • Primera lectura: Sab 11,22-12,2: Tú tienes compasión de todos.
  • Salmo Responsorial: 144: El Señor sostiene a los que van a caer.
  • Segunda lectura: 2Tes 1,11-2,2: No se dejen desorientar ni se alarmen por rumores.
  • Evangelio: Lc 19,1-10: Hoy llegó la salvación a esta casa.

JESÚS PASA

Por P. Wilkin Castillo, San Juan de la Maguana

Nos estamos acercando poco a poco al final de este año litúrgico, ya estamos a la altura del Trigésimo Primer Domingo del Tiempo Ordinario, en esta ocasión la Iglesia nos invita a todos a seguir profundizando su santa palabra y a vivir a plenitud lo que esta palabra manda, es interesante y vital cuando el mensaje lo recibo con mucha madures espiritual y apertura de mente, dispuesto a hacer la voluntad de Dios en mi vida.

Nos dirá el Evangelio: “En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura.”  Cabe aquí la frase popular, muchas veces la gente ni lavan, ni prestan la ponchera para que otros laven, ya que ellos no veían a Jesús ni le interesaba y le impedían a Zaqueo verlo. Es necesario que marquemos la diferencia de aquellos que impiden a otros que vean a Jesús y nos convirtamos en puente y camino seguro para llevar a los demás a Jesús.

Zaqueo era bajo de estatura, pero tú y yo estamos llamados a ser gigantes, es decir, olvidarnos un poco de mi propio beneficio, para garantizar que otros logren sus objetivos. “Corrió más adelante Zaqueo y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí.” Zaqueo era bajo de estatura, pero con una gran claridad de mente y firmeza en sus propósitos, por eso corre detrás de lo que quiere y con mucha sagacidad se montó en la higuera con la seguridad de que Jesús pasaría por allí.

Es bueno saber que lo más importante en todo este proceso, no fue que Jesús pasara por aquel lugar de manera física, importante fue más bien, que en aquel momento pasó por la vida de Zaqueo, hoy también quiere pasar por tu vida y quedarse contigo.

Es por este motivo que, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: “Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.” La invitación que le hace Jesús a Zaqueo para que baje del árbol lo hace en un doble sentido, primero que baje de aquel árbol, pero también lo invita más importante aún a que baje del árbol de la injusticia y de la estafa en el cual por mucho tiempo estuvo montado. Él bajó en seguida y lo recibió muy contento. Es la alegría que todo ser humano experimenta al pasar de una vida llena de pecado y desorden, a una vida plena y repleta del amor de Dios. 

Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador.” Pero Zaqueo se puso en pie y dijo: “Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más.”

Los que participaron de aquel momento se resistían a creer que Jesús tuviera contacto con Zaqueo y peor aún que entrara en su casa. El ponerse de pie de Zaqueo es señal de arrepentimiento y de que en ese momento se comprometía a cambiar de vida.

Jesús le contestó: “Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.” Cuando Jesús se refiere a la casa, está hablando de Zaqueo, como aquel que es casa de Dios y que en un momento dado de su vida abrió sus puertas, para que la luz del Espíritu iluminara todos los rincones oscuros de su vida y pasar de una vida de oscuridad a una vida de luz.

Es necesario que tú y yo nos bajemos del árbol en el cual estamos montados, permitiéndole a Jesús que nos mire y que también nosotros le miremos a él, solo así seremos capaces de reconocer nuestros fallos y estar dispuestos a dar todo aquello que hemos acumulado de manera injusta al igual que Zaqueo.

Liturgia del Domingo

Lecturas     Moniciones     Homilía

Feria de la Semana

Lecturas     Moniciones     Homilía     Audio evangelio de hoy

Oración de la noche

829 694 1948. Anote este número. Y este correo-e: aire96fm@gmail.com y escríbanos para mantenerse informado de las novedades y actualizaciones de esta página  ¿Le gustaría recibir nuestro boletín semanal por correo electrónico? suscríbase entrando aquí.

Queremos orar contigo, llena el siguiente formulario y estaremos orando por ti y tus necesidades. Dios es quien hace la obra, nosotros te acompañamos clamando por ti: https://www.reflexionandolapalabra.com/index.php/oracion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *