XXX Domingo.  Tiempo Ordinario. Ciclo C

Color: VERDE

Domingo, 23 de octubre del 2022

Citas:

  • Primera lectura: Ecl 35,12-14.16-18: La oración del humilde traspasa las nubes.
  • Salmo Responsorial: 33: El Señor está cerca de los atribulados.
  • Segunda lectura: 2Tim 4,6-8.16-18: Afronté dignamente el combate.
  • Evangelio: Lc 18,9-14: El que se humilla será enaltecido.

UNA ACCIÓN Y DOS SIGNIFICADOS

Por P. Wilkin Castillo, San Juan de la Maguana

Saludos a todos y reciban la bendición del Todopoderoso. Hoy tenemos la gran oportunidad de celebrar el Trigésimo (XXX) Domingo del Tiempo Ordinario.  Este es el día mundial de las misiones, conocido como el (DOMUND), que quiere decir, Domingo Mundial. La ocasión es oportuna para  pedirle a Dios que suscite verdaderos misioneros y misioneras que con su misión y testimonio de vida enciendan muchos corazones con el amor de Dios.

Por su parte hoy nos sorprenden con un interesante Evangelio al decirnos que: En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola: Antes de analizar la parábola como tal, me detengo un momento para presentar lo siguiente, tenía Jesús un escenario concreto y perfecto que lo motivó a dar a conocer lo que en ese momento se vivió.

Tenerse por justos, sentirse seguros de sí mismos y despreciar a los demás, es un signo de poca humildad, pues, uno mismo ponerse a promocionar que es justo, igual sentirse seguros de sí mismo, en el sentido de pensar que uno es autosuficiente es muestra clara de que vivimos el ateísmo, es decir, no reconocer la existencia de Dios, ni su intervención en nuestras vidas. Despreciar a los demás es un acto animal e irracional, ya que es difícil vivir sin contar con los otros. 

“Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano.” Por los datos que nos arroja el Evangelio, nos damos cuenta que estos dos hombres de entrada ambos tienen el mismo fin, que es el de orar en el templo. Un detalle importante uno era fariseo y el otro publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: “¡Oh, Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo.”

por la manera como ora el fariseo, se entiende como un acto bueno por su contenido, y por la manera de realizarlo se convierte en malo, orar en sí es bueno, pero la manera de orar determina si el contenido de esa oración es bueno o es malo, si está llena de bondad o si por el contrario contiene dolo y malas intenciones, sin temor al equivoco, esta es la actitud envenenada que asume el fariseo.

 El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; solo se golpeaba el pecho, diciendo: “¡Oh, Dios!, ten compasión de este pecador.” Hay aquí un elemento importante con relación a la actitud del publicano, es cuando el texto nos revela que éste al momento de orar se quedó atrás, es señal de reconocerse indigno, pecador, inmerecido, estos detalles para Dios tienen un valor incalculable, pues al momento de su perdón, es lo que él toma en cuenta. “Les digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.” Una vez más nos confirma el Señor con su ternura y con su poder omnipotente, que la justificación y la salvación son propiedad de él y la concede a los limpio y humildes de corazón.  Este tesoro celeste no se compra con dinero, sino que se gana con acciones y actitudes correctas.

Liturgia del Domingo

Lecturas     Moniciones     Homilía

Feria de la Semana

Lecturas     Moniciones     Homilía     Audio evangelio de hoy

Oración de la noche

829 694 1948. Anote este número. Y este correo-e: aire96fm@gmail.com y escríbanos para mantenerse informado de las novedades y actualizaciones de esta página  ¿Le gustaría recibir nuestro boletín semanal por correo electrónico? suscríbase entrando aquí.

Queremos orar contigo, llena el siguiente formulario y estaremos orando por ti y tus necesidades. Dios es quien hace la obra, nosotros te acompañamos clamando por ti: https://www.reflexionandolapalabra.com/index.php/oracion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *