LA FIESTA DE LA PATRONA

Por P. Wilkin Castillo, San Juan de la Maguana

Es un honor poder celebrar en esta tarde la solemnidad dedicada a la Virgen Nuestra Señora de las Mercedes, pues todos nosotros tenemos la dicha de contar con una patrona nacional. No es casualidad que en este mes celebremos también el mes de la Biblia, pue en la Biblia contamos con un contenido muy selecto en cuanto a liberación se refiere, ella, la madre es conocida como la libertadora de cautivos, es decir, que ella se encarga de romper todas las cadenas que nos tienen esclavizados y no nos permiten avanzar en la vida.

Hoy es oportuno traer a los pies de la Madre esas cadenas que simbolizan la parálisis de nuestra vida cristiana y espiritual, para que ella se encargue de romperlas y nos ponga en el camino que conduce a la verdadera libertad y a la vida basada en la dignidad del ser humano.

Es oportuno también pedirle a la Madre que, junto a las cadenas rotas, nos regale una mirada pura y una visión limpia y clara del compromiso cristiano asumido por cada uno de nosotros, desde el día de nuestro Bautismo, para poder decir con el salmo: Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares. Es precisamente esa la satisfacción que recibe un pueblo oprimido y maltratado por tanto tiempo, ante su esfuerzo, frente a un mundo que no siempre presenta opciones de liberación y de promoción humana  ni cristiana con fundamento.

Al igual que nosotros que celebramos hoy esta gran fiesta en Caná de Galilea se celebraba una boda y Jesús y sus discípulos fueron invitados.  En esta boda estaba también la Madre de Jesús, se da cuenta que el vino se termino y ella intercede ante su hijo para que hiciera algo al respeto. 

Es cuando se acerca a él y le comunica que no tienen vino. Esta actitud demuestra que la madre se preocupa y está muy pendiente de todo lo que está pasando en esa celebración.

Ante la inquietud de maría se lleva tremenda sorpresa ante la respuesta de Jesús: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? no ha llegado mi hora. María no hace caso y le da instrucciones a los sirvientes para que hagan lo que él les diga Jesús. Jesús mandó a llenar las tinajas vacías de agua, al llenar las tinajas también quiere llenar a los presentes y a nosotros  con la gracia de su amor y de su misericordia.

Luego ordenó llevarle una muestra del agua convertida en vino al mayordomo, este al probarla quedó sorprendido por la calidad de la bebida y no se contuvo llamó a prisa al novio y le ofrece una frase lapidaria: “Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.”

Este acontecimiento pasó en Caná de Galilea, así Jesús dio comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos. Que tu y yo podamos reconocer también en la Madre a esa intercesora que le presenta a Jesús nuestras necesidades, dando a conocer su poder y su gloria para que en él creamos y tengamos vida eterna.

Liturgia del Domingo

Lecturas     Moniciones     Homilía

Feria de la Semana

Lecturas     Moniciones     Homilía     Audio evangelio de hoy

829 694 1948. Anote este número. Y este correo-e: aire96fm@gmail.com y escríbanos para mantenerse informado de las novedades y actualizaciones de esta página  ¿Le gustaría recibir nuestro boletín semanal por correo electrónico? suscríbase entrando aquí.

Queremos orar contigo, llena el siguiente formulario y estaremos orando por ti y tus necesidades. Dios es quien hace la obra, nosotros te acompañamos clamando por ti: https://www.reflexionandolapalabra.com/index.php/oracion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *